Archive for abril, 2010


Los nazis de lo nuevo

Al parecer tanto José Saramago como Kanzaburo Oé e Ignacio Ramonet, tienen un leve grado de paranoia con respecto a las nuevas tecnologías y lo que sucederá en el futuro.  El dormir tanto tuvo que haberles permitido imaginarse varios episodios que como vemos en la actualidad, pocos de ellos existen.

Sin embargo, Saramago (foto) en su libro ¿Para qué sirve la comunicación?, en más de algún punto logra darle en el clavo. Cuando señala que la “comunicación deja de ser una forma de comunión” al referirse de Internet, algo de cierto tiene.

Los usuarios de Internet cada día prefieren más comunicarse por medio del chat o de distintas plataformas virtuales. Casos como facebook que avisan el cumpleaños, hacen que el momento del saludo sea más impersonal y frío en comparación con años atrás en el que se utilizaba el llamado o la misma visita donde el cumpleañero.

Además, Chile se encuentra dentro de los países que lideran el ranking del uso de Internet, lo que para los autores simbolizaría un riesgo más que un avance. Se debe tomar en cuenta en todo caso, que siempre que existe algún tipo de innovacion, sobre todo en el ámbito de las comunicaciones, se suele caer en una exageración de las posibles consecuencias, principalmente porque corresponde a algo que no se conoce.

La idea de quedarse en el pasado y conformarse con lo que se tiene, no es más que mediocridad. En todo momento SE TIENE QUE MIRAR HACIA ADELANTE, en el cómo generar servicios que permitan más comodidad para vivir. El que Ramonet diga que “enriquecerse pronto, sin esfuerzo, sin trabajo, tiene mucho de espejismo”, OBVIAMENTE ES MALO porque contribuye a la desigualdad.

Pero lo anterior, siempre se ha dado y por siempre también se va a dar. No es culpa de la tecnología y menos del Internet, los que están mal son los hombres y mujeres que usan de mala manera un avance del ámbito mundial. BASTA de vivir en el pasado y mejor es cuando la gente aporta… así viven más tranquilos también.

A un mes y medio de que Chile haya sido devastado por uno de los terremotos más fuertes de los que se tiene recuerdo, nuestro querido presidente Sebastián Piñera, decide que es buen momento para tomar tecito con otros mandatarios.

La visita tendría como propósito asistir a la Cumbre de Seguridad Nacional en la ciudad de Washington, según informó Radio cooperativa. Lo curioso es que el señor Piñera también tiene tiempo para salir a trotar tempranito con sus amiguis presidentes por las calles cercanas a la Casa Blanca.

¿Sabrá el compatriota que aún hay chilenos que no encuentran a sus familiares desaparecidos desde el terremoto? o ¿tendrá conocimiento que cientos de personas aún siguien viviendo en CARPAS EN LAS CALLES porque los políticos no se han puesto de acuerdo con el presupuesto para la RECONSTRUCCIÓN?

“Cuando enfrentamos un desafío tan grande como el terremoto, es cuando más requerimos unidad y no división, generosidad y no pequeñeses, grandezas y no críticas infundadas”, dijo Piñera. ¡¡SEÑOR PRESIDENTE!!, preocúpese del pais que le dio su apoyo meses atrás en vez de pasear en el avioncito del Estado. Chile no es una empresa. No necesitamos de autoridades que solucionen el problema, si muchos de ellos son los dueños de los edificios que se cayeron.

Al parecer, a Tatán le quitan el sueño otras cosas. Por ejemplo, el aprovechar su viaje a Gringolandia, para decirle a Obama que el reloj que ocupa a diario es de la suerte, y que su inspiración para tenerlo había sido el reloj que tenía Michelle Obama… súper trascendental.

El jueguito no acaba porque la nueva oposición anda más preocupada del detalle ortográfico del proyecto de reconstrucción que de los beneficios que traería sacar un poco de plata para los que lo necesitan. A Piñera no se le viene fácil… quizás por eso viajará tanto.

Tienes cinco segundos

“Especialidad del periodismo que emplea el ciberespacio para investigar, producir y, sobre todo,difundir contenidos periodísticos”

Ciberperiodismo por Ramón Salaverría

El texto de Juan Carlos Camus muestra sin lugar a dudas una realidad que cada día va tocando más puertas. El autor a lo que más apunta, es acerca de las ventajas y principales diferencias entre el periodismo digital y los medios de comunicación masivos.

Destaca la posibilidad de interacción entre usuario-medio en el “ciberperiodismo”. Por lo mismo, añade una y otra vez el hecho de ir renovando el formato de imagen para que incentiven a la persona a seguir en el sitio web que se encuentra. Por ejemplo, sumándole fotografías, videos, hipervínculos, entre otro. Además, agrega que dentro de los atributos que posee el periodismo digital, es el tener una retroalimentación más acabada de la cantidad de personas que utilizan sus sitios y de si les gustó o no.

No obstante, lo que el autor no reconoce, es que efectivamente medios de comunicación masivos, ya sean radiales, escritos o televisivos, también poseen dispositivos que les permiten conocer el número de personas que están comprando su producto. Verdad es que el rating o el tiraje no son 100% representativos, pero si de alguna u otra manera entregan un patrón significativo, con respecto a cómo los está recibiendo el público.

A su vez, los medios tradicionales deben estar notando el progreso de los medios digitales y la cantidad de usuarios que están perdiendo. Por ello es que en el caso de la televisión, a través de los ahora famosos “cazanoticias” o los “saludos familiares” al fin de cada noticiario de TVN, han tratado de generar una mayor cercanía con las personas y quebrar ese antiguo modelo estímulo-respuesta que preponderó por tanto tiempo.

Asimismo, la TV ha buscado nuevos elementos para que las personas vayan re-encantándose con la tecnología, pero por sobre todo, para que sigan utilizándolos como primera opción para informarse. Ejemplo, el uso de “hologramas” o tecnología touch que utilizó Canal 13 durante el período de elecciones.

Para bien o para mal, el periodismo digital, a pesar de estar innovándose constantemente y de tener todas las herramientas necesarias para ganar la atención de la audiencia, tiene como principal desventaja, que en Chile todavía no existe una cultura digital desarrollada. Motivos económicos o bien por comodidad, hacen que las personas aún prefieran apretar un botón antes que prender el computador para saber lo que les rodea.