A un mes y medio de que Chile haya sido devastado por uno de los terremotos más fuertes de los que se tiene recuerdo, nuestro querido presidente Sebastián Piñera, decide que es buen momento para tomar tecito con otros mandatarios.

La visita tendría como propósito asistir a la Cumbre de Seguridad Nacional en la ciudad de Washington, según informó Radio cooperativa. Lo curioso es que el señor Piñera también tiene tiempo para salir a trotar tempranito con sus amiguis presidentes por las calles cercanas a la Casa Blanca.

¿Sabrá el compatriota que aún hay chilenos que no encuentran a sus familiares desaparecidos desde el terremoto? o ¿tendrá conocimiento que cientos de personas aún siguien viviendo en CARPAS EN LAS CALLES porque los políticos no se han puesto de acuerdo con el presupuesto para la RECONSTRUCCIÓN?

“Cuando enfrentamos un desafío tan grande como el terremoto, es cuando más requerimos unidad y no división, generosidad y no pequeñeses, grandezas y no críticas infundadas”, dijo Piñera. ¡¡SEÑOR PRESIDENTE!!, preocúpese del pais que le dio su apoyo meses atrás en vez de pasear en el avioncito del Estado. Chile no es una empresa. No necesitamos de autoridades que solucionen el problema, si muchos de ellos son los dueños de los edificios que se cayeron.

Al parecer, a Tatán le quitan el sueño otras cosas. Por ejemplo, el aprovechar su viaje a Gringolandia, para decirle a Obama que el reloj que ocupa a diario es de la suerte, y que su inspiración para tenerlo había sido el reloj que tenía Michelle Obama… súper trascendental.

El jueguito no acaba porque la nueva oposición anda más preocupada del detalle ortográfico del proyecto de reconstrucción que de los beneficios que traería sacar un poco de plata para los que lo necesitan. A Piñera no se le viene fácil… quizás por eso viajará tanto.

Anuncios