Archive for mayo, 2010


Para variar, la mayoría de los servicios que intentan facilitarle la vida a las personas, no se les da la importancia necesaria, o simplemente,no les importan a nadie. Sin embargo, ¿quién no ha encontrado las respuestas de una tarea que creía que no podría hacer o que le tomaría mucho tiempo, en un sitio web donde salía justo lo que necesitabas?, o ¿no te ha pasado que tenías que encontrar urgente un documento para pagar alguna cuenta y pudiste gracias a los contenidos de la  página de esa  empresa?

Señoras y señores, tomen sus teléfonos y llamen a un ARQUITECTO DE LA INFORMACIÓN, para agradecerle todas las veces que te ha salvado en más de algún problema.

Como las hormigas, el arquitecto de la información, trabaja arduamente día a día para lograr su objetivo. En este caso, “ayudar a la gente a ver lo invisible”, que en otras palabras, es permitirle a esa persona común y corriente a utilizar de manera sencilla el sitio web y encontrar rápidamente lo que busca. No obstante, al igual que las hormigas, a pesar de todo el trabajo que haganr, fácilmente PUEDEN SER PISOTEADOS, por sus colegas o las empresaa en la que trabajan.

¿Por qué será que siempre se priorizan o se elevan aquellas profesiones tradicionales por sobre oficios novedosos que no tienen otro fin más que compensar y entregar comodidad a la señora que ve matinales?

BASTA de tirar para abajo a jóvenes o no tan jóvenes que se atreven por algo distinto. Como en todo, cada vez que surge algo nuevo o una profesión adaptada a los cambios sociales actuales, se le mira de una manera peyorativa, casi sin futuro. En la vida se deben correr riesgos para lograr las metas que se tengan. Los arquitectos de la información, puede no tengan una carrera como tal para desenvolverse en ella, pero sí todos los que trabajan en esto tienen algo en común, CREATIVIDAD. O, ¿no sería desagradable que todas las páginas fueran iguales o tan complicadas de encontrar su información que terminarías apestado por no conseguir lo que querías? Piénsalo, las hormigas también pueden aburrirse.

Anuncios

Ahora o Nunca

No por nada dicen que los periodistas tienen que  saber de todo un poco. Con las nuevas tribunas para transmiir información,  se han ido abriendo de a poco otras puertas que años atrás nadie se imaginaría que fueran posibles.

“Si usted ama el periodismo, tiene que amar el tener más herramientas a su disposición y más interacción con la audiencia y la proximidad de la desaparición de las tradicionales restricciones de tiempo y espacio”. Así de claro es el mensaje del joven escritor Mark Briggs a aquellos retrógradas que no son capaces de ver un poco más allá de su pluma oxidada y NO ACEPTAN que el mundo está cambiando y los gustos de las audiencias también.

Briggs pretende que los periodistas estemos preparados para los cambios que representa un auge en la WEB 2.0. NADIE SE INFORMARÁ de los prehistóricos reporteros, flojos de aprender nuevas formas de comunicar. El que exista la posibilidad hoy en día de que los mismos lectores opinen e influyan en el trabajo de uno, es SÚPER relevante para lo que hacemos. ATRÁS van quedando los tiempos del receptor pasivo. Ahora, surgen los que opinan y levantan la voz cuando algo no les parece.

Miedo deben tener los diarios derechistas ahora que no pueden controlar todo el poder de la información. Sin embargo, eso depende de todos los que nos dedicamos al PERIODISMO. Las nuevas plataformas virtuales, obviamente serán difíciles al principio, pero como dice Mark Briggs, con un poco de práctica y motivación, youtube, flickr, blogs y muchos otros, ya no serán un enemigo, sino que por el contrario, una novedosa vía de escape para decir e informar de lo que se quiere.

Si usted es periodista y no le parece lo que acaba de leer. Consejo: DEDÍQUESE A OTRA COSA. Los futuros lectores tienen el derecho de medios de comunicación actuales. No por culpa de algunos, haremos de Chile un país atrasado de las tecnologías y despreocupado de la realidad. Atrévanse, como yo,  a pesar de que nos cueste un poco lo de la web,  de ver otras posibilidades y de insertarse ahora en las nuevas plataformas. Mañana quizás sea tarde.